Skip to content

Francisco Arias Cárdenas, “el Judas en alpargatas”

junio 4, 2008


Pedro Lastra fustiga en su columna de hoy a Francisco Arias Cárdenas, quien pasó de candidato presidencial opositor a afirmar anoche en La Hojilla que la reelección de Chávez es una necesidad.

Esta es su columna:

Raúl Isaías Baduel la tiene difícil: piense lo que piense y haga lo que haga lo perseguirá el fantasma de un pobre infeliz infiltrado de contrabando en las filas opositoras gracias a un partido de triste recordación y ya desaparecido llamado UNION. ¿O es que todavía existe? Un traidor, agente triple y falso como un diente de madera: Francisco Arias Cárdenas.

Para demostrar que no es la versión 2 de este Judas en alpargatas tendría que comenzar a cantar antes que se le opaque la voz. Cantar, por ejemplo, hasta qué profundidades están podridas las fuerzas armadas. Qué poder detenta el G-2 y la soldadesca cubana en el interior de los altos mandos. Cuán extraviada está la soberanía nacional en manos de un teniente coronel.

Tendría que contarnos cuán perdida está esa reserva moral de antaño: las FAN. La que triturara a Ochoa Sánchez, a Ulises Rosales del Toro y a Tomás Menéndez Tomásevich. Y arrastrara por el fango a Fidel Castro, que creyó que tomarse el poder en Venezuela era tan papayita como tumbar a Fulgencio Batista. Tendría que explicarnos por qué no rechazó la consigna guevariana del Patria, Socialismo o Muerte. Una ofensa, una bofetada en el rostro y una patada en el trasero a quienes juran que el honor es su divisa.

Tendría que ir más lejos y destapar de una vez por todas la olla podrida del 11 de abril. Y que no nos venga con el cuento chino de que salió en defensa de la constitución. Que a esas alturas ya había sido ultrajada, pisoteada y traicionada por aquel en cuya defensa saltó como un lince. Mandando a asesinar a venezolanos inermes que no cometían otro delito que manifestar con las manos desnudas. Tendría que poner sobre el tapete los robos y desfalcos del plan Bolívar, las marramucias de García Carneiro, las causas del asesinato en Fuerte Mara y la subsecuente prisión del general Francisco Usón, los tejemanejes de Maniglia, las insólitas cuentas en dólares de altos oficiales denunciadas recientemente por un organismo de control bancario internacional. ¿O es que él, el entonces mandamás indiscutido de nuestras vapuleadas Fuerzas Armadas, vivía en otro planeta?

Tendría que revelarnos la verdad de las relaciones entre la FAN y las FARC, los acuerdos con el ELN, las trapisondas fronterizas, los robos, secuestros y asesinatos cometidos por las narcoguerrillas contra venezolanos. A vista y paciencia suya. Los acuerdos con Marulanda y Raúl Reyes. La movida con Evo Morales y Rafael Correa. Los acuerdos con Daniel Ortega.

Pienso en todo esta película de terror mientras escucho al inefable monaguillo del Zulia, al puritano Arias Cárdenas,para atornillar en el cargo a quien sirviera de Quinta Columna como candidato opositor cuando esta oposición de pacotilla no sabía de qué palo ahorcarse al pupilo de Teodoro Petkoff clamando por una reforma constitucional . No se le cae la cara de vergüenza al pobre infeliz. Y su mujer no andará como entonces reclamando con un misal en la mano contra quienes no terminaban por creerle. ¿Qué pensará, sentada a la mesa del prostibulario festín de la bolivariana después de ese breve tránsito por la decencia? ¿O será tan hipócrita y vendida como su marido?

JUDAS DE REGRESO
Pedro Lastra

Anuncios

From → Noticias

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: