Skip to content

Deseo sexual desincronizado

junio 18, 2008
Cuando ambos tienen distinta libido.
Por P. Córdoba, el 18 de Junio de 2008

“Me tiene a dos velas”, sentencia que refleja la frustración por parte de algunos miembros de la pareja cuando su compañe@ se queda desfasado con respecto a su ritmo sexual. De hecho, la discrepancia en cuanto a la cantidad de relaciones sexuales es uno de los objetos de discusión preferentes entre aquellas parejas que ya han pasado la frontera de los primeros seis o siete meses de intenso.

mirada hombreY es que al principio, independientemente de la edad y del género al que se pertenezca, el sólo hecho de empezar a conocer a la otra persona y que sea el foco principal de los pensamientos hace que los dos integrantes del dúo sentimental estén prácticamente equiparados en su nivel de deseo sexual. Después, transcurrido un tiempo, es cuando comienzan a aparecer las diferencias individuales, pues no todo el mundo tiene la misma apetencia sexual ni le otorga la misma importancia al sexo en las relaciones de pareja. Llegado a ese punto es fundamental expresar las preferencias particulares desde el respeto, tolerando que el otro necesite cosas distintas sin que haya que descalificarle como “impotente, frígida, obseso sexual, ninfómana”, y estando dispuesto a llegar a un acuerdo que atienda los intereses de ambos, porque en el sexo como en el amor la capacidad de negociación es una herramienta indispensable si no se quiere estar todo el día con el arma de la crítica cargada.

En primer lugar, es conveniente informarse y comprender qué es lo que les hace diferir en ese aspecto, cuál es la/s causa/s de que tengan una motivación diferente para mantener encuentros íntimos. Esto es relevante, porque a veces la razón de que vayan a ritmos divergentes es temporal. ¡Cuántos reproches podrían evitarse si se entendiera que el deseo sexual varía en función de circunstancias ajenas a la propia relación de pareja, como el nivel de estrés por el trabajo, los efectos secundarios de algunos fármacos, alteraciones hormonales, preocupaciones puntuales sobre los hijos, etc!. En estos casos, no hay que apresurarse a sacar conclusiones absolutistas y dramatizadoras del tipo “¿es que ya no te gusto?; nuestra relación está cambiando, ya no me buscas como antes; ¿no me estarás siendo infiel?”, cuando en realidad podría explicarse por cambios en el estado anímico de la persona, que además pueden solventarse.
Hay que intentar no personalizar, preguntar abiertamente a la pareja qué ha disminuido su libido, qué cambios está experimentando, y mostrarse comprensivo

De la misma forma, cuando uno de los dos ve aumentando su deseo sexual con respecto a otras épocas, esto no ha de ser interpretado por parte del su compañer@ como síntoma anormal del que desconfiar con frases como: “¡qué raro que tengas tantas ganas, ¿es que estás tomando algo?, ¿es que te sientes culpable?, ¿es qué crees que tienes 20 años o qué?, estás obsesionado con el sexo!”. Todo esto no hace más que provocar un rechazo en el otro que acabará sintiéndose un bicho raro por el simple hecho de haber sentido más libido, lo cual puede deberse sencillamente a que ha mejorado su estado de ánimo, su capacidad física por hacer deporte, su entrada en la treintena en el caso de las féminas, o a una espontánea ilusión por revivir la pasión.
Es decir, que el deseo sexual fluctúa a lo largo de la vida y de las etapas de la pareja sin que ello tenga que representar un problema o una señal de la que preocuparse.
de rodillas sobre cama
Mención aparte merecen las situaciones en las que los protagonistas tienen diferente apetito sexual simplemente porque son dos personas distintas con variados intereses, y que en este terreno están desincronizados, lo cual suele ocasionarles frecuentes disputas: uno porque se siente presionado para mantener relaciones sexuales cuando en realidad no le apetecen en absoluto, y otro porque esta harto de obtener un “no” por respuesta ante lo que él/ ella considera algo saludable y normal. Tan peligroso es dejar que el barco sentimental se incline por completo hacia un lado como hacia el contrario, ya que terminará por hundirse. Ambos han de ser lo suficientemente tolerantes y respetuosos para comprender que han de encontrarse en un punto intermedio del camino. Algunas pautas que pueden resultar beneficiosas en este tipo de situaciones son:

 

  • Quien de lo dos tenga más deseo ha de recordar que el sexo no es una obligación conyugal, sino un derecho que ha de ser consensuado desde la libertad, no desde la imposición. Hay muchas formas de expresar la sexualidad, y quizá su compañer@ se sienta más motivado a emprender encuentros íntimos si se acompañan de juegos preocitales sensuales, masajes eróticos o caricias. Algunas veces el “no” del otro no es una negación rotunda, sino condicionada, y variando el tipo de estimulación la pareja puede hallar una nueva forma de ajustar su libido.
  • Por otro lado, para el que tenga menos apetencia sexual le servirá saber que el deseo es algo que se retroalimenta a base de expresarlo y exteriorizarlo. Respetando los gustos y necesidades de cada uno, hay que señalar que cuanto menos se practica el sexo, menos interés se tiene por él. Dicho esto, no esta de más enfatizar en que no hace falta tener unas ganas de 10, ni un deseo como el del compañer@ para disfrutar de un momento íntimo, basta con tener cierta disposición, el resto es dejar despiertos los sentidos. Pensemos que a veces empezamos miles de actividades con una motivación mediana que a medida que seguimos realizándola acaba aumentando.
  • De cualquier manera, es interesante subrayar que no hay que obsesionarse con el número de veces que se mantienen encuentros sexuales a la semana o al mes, ni plantearse la sexualidad en términos competitivos o hacer reproches de calendario a la pareja, pues es contraproducente, poco efectivo y deteriora la relación.
Anuncios

From → Noticias

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: