Skip to content

El tranvía de Jerusalén llega cargado de polémica

junio 18, 2008

La línea cubrirá un asentamiento judío con la parte oriental palestina.- Fue un sueño del fundador del sionismo, Theodor Herzl

EFE – Jerusalén – 18/06/2008

Un siglo después de que lo soñara el fundador del sionismo, Theodor Herzl, Jerusalén tendrá su tranvía, aunque, ahora, el proyecto genera polémica por recorrer territorio palestino para servir las colonias judías en el este de la ciudad.

La primera línea, que cubrirá los 13,8 kilómetros que separan el sudoeste de Jerusalén del asentamiento judío de Pisgat Zeev, en la parte oriental palestina, entrará en funcionamiento en octubre de 2010, con dieciséis meses de retraso. En el decenio siguiente, al menos otras cinco líneas verán la luz, recorridas por trenes con ventanillas antibalas y un diseño que esconde las partes mecánicas para evitar sabotajes y atentados.

Varias arterias básicas de Jerusalén están patas arriba por las obras del tranvía, que busca dar una respuesta ecológica a los habituales atascos y la falta de metro en una ciudad que guarda 5.000 años de historia bajo tierra.

La luz verde la dio en 1997 el entonces alcalde de Jerusalén y actual primer ministro, Ehud Olmert, quien encargó además al afamado arquitecto español Santiago Calatrava que diseñase un puente elevado para el tranvía que será inaugurado la próxima semana.

El coste del tren ligero, unos 3.300 millones de shekels (627 millones de euros), forma parte del consorcio público-privado en el que figuran dos grandes empresas francesas, Alstom y Veolia, lo que ha puesto en pie de guerra a los grupos pro-palestinos del país.

Debate ideológico

Tras 41 años de ocupación y construcción de colonias judías en la parte árabe, Jerusalén paga la ausencia de un medio de transporte que comunique ambos lados de la ciudad, con paradas tanto en barrios árabes como judíos. Actualmente, una compañía israelí de autobús enlaza el oeste de la ciudad con los asentamientos judíos en el este, mientras que otra, de origen palestino y más modesta, viaja de la Puerta de Damasco a localidades cisjordanas cercanas, como Belén o Ramala.

Según el portavoz del proyecto, Shumuel Elgralbi, el tranvía supondrá “una revolución que beneficiará, sobre todo, a quien más lo merece y utiliza el transporte público: la población árabe”. Al respecto de las críticas, Elgralbi ha dicho: “No hay que mezclar transporte y política, pero las críticas vienen de gente ignorante que vive en Europa. Aquí, los habitantes árabes, e incluso sus dirigentes, están encantados con el proyecto”

Para el actual regidor, el ultraortodoxo Uri Lupolianski, el tren ligero supone “el cumplimiento del salmo 122”, que reza que Jerusalén “ha sido edificada como una ciudad unida”. Muy distinta es la visión de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que sacó los colores al Palacio del Elíseo en noviembre al sumarse a una demanda judicial presentada en Francia contra Alstom y Veolia por participar en el proyecto.

“El tranvía supone un factor de expansión de la colonización de Jerusalén Este por el Estado de Israel y vulnera la Convención de Ginebra de 1949 y las resoluciones de Naciones Unidas que prohíben a la potencia ocupante alterar la estructura física y demográfica del territorio ocupado”, argumenta la OLP.

 

Anuncios

From → Noticias

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: