Skip to content

Nace una Iglesia chavista que apoya el socialismo

junio 27, 2008

27 de junio de 2008
La Verdad
http://www.laverdad.com/detallenew.asp?mostrar=10&idcat=9&idnot=75566

Los dirigentes de la Iglesia Católica Reformada de Venezuela reunieron ayer a los medios de comunicación para dar a conocer los principios y lineamientos de la nueva organización que, según manifestaron, está alineada al modelo socialista bolivariano y en contra del imperio estadounidense. El movimiento está presente en el país desde hace un año, bajo la dirección de Leonardo Marín Saavedra, primado de la Iglesia Anglicana Latinoamericana, procedente de Canadá; Enrique Albornoz, obispo electo principal; y Jon Jen Siu García, obispo electo coadjuntor y hasta hace poco párroco de la iglesia Santa Lucía en Ciudad Ojeda, quienes aseguraron que la nueva “alternativa” se deriva de la reforma luterana del siglo XVI.

Leonardo Marín Saavedra informó que forman parte de una Iglesia tradicionalista, en las mismas condiciones jerárquicas y de credo que la Iglesia católica, salvo por su compromiso con los pobres. “Estamos aprendiendo a mirar a las clases bajas como lo hace Hugo Chávez, quien se ha preocupado por atender sus necesidades. Estamos luchando contra la explotación y el imperio estadounidense”.

Los representantes negaron ser una organización política, aunque declararon su apoyo absoluto al proyecto socialista bolivariano y su rechazo a los imperios y al capitalismo. En el sitio destacó un pendón rojo con franjas de la bandera venezolana, ubicado al fondo del presidio, con el logo de la organización y el eslogan “La Iglesia del Pueblo…”.

Enrique Albornoz, obispo electo principal, refirió que esta Iglesia lucha por la liberación de los oprimidos. “Por eso apoyamos completamente el proyecto socialista que lideriza Chávez, que desarrolla el trabajo social comunitario”.

Jon Jen Siu García, obispo electo coadjutor y quien fuese párroco en Ciudad Ojeda, indicó que eran sacerdotes formados en seminarios, “dispuestos a liberar a la gente de los valores capitalistas”.

Homosexualidad y divorcio

Los dirigentes de este movimiento informaron que la homosexualidad y el divorcio no son pecado. Ante el primero alegaron que la condición homo o bisexual no es pecado en sí, sino la práctica de cualquiera de éstas. Las únicas dos restricciones para estas personas son la prohibición del matrimonio y la ordenación sacerdotal, aunque se les permite participar de la eucaristía y otros sacramentos tradicionales.

Albornoz explicó que creían que cualquiera tiene derecho a participar de las actividades destinadas para la feligresía. “Los homosexuales no se ordenan sacerdotes y tampoco los casamos”.

En relación al divorcio precisó que la Biblia contempla el divorcio y sus posibles causales, entre los que mencionó la falta de amor entre los cónyuges y la infidelidad. El matrimonio de los sacerdotes es otra de las novedades del movimiento. El representante aseguró que el basamento doctrinal de la congregación está fundamentado en la Palabra de Dios, en los tres credos canónicos y los siete sacramentos de la Iglesia original.

Ni socialista ni capitalista

La Iglesia católica condena por igual al socialismo y al capitalismo. Considera que son doctrinas incompatibles con los derechos del hombre. La encíclica Sollicitudo Rei Socialis, de Juan Pablo II, del 30 de diciembre de 1987, es clara al indicar que “cada una de estas dos ideologías, al hacer referencia a dos visiones tan diversas del hombre, de su libertad y de su cometido social, ha propuesto y promueve, bajo el aspecto económico, unas formas antiéticas de organización del trabajo y de estructuras de la propiedad, especialmente en lo referente a los llamados medios de producción”. El documento señala que “ésta es una de las razones por las que la doctrina social de la Iglesia asume una actitud crítica tanto ante el capitalismo liberal como ante el colectivismo marxista”.

El 15 de mayo de 1891, el papa León XIII, en la Rerum Novarum, primer documento pontificio dedicado a los problemas sociales, especificó claramente que debía “rechazarse de plano esa fantasía del socialismo de reducir a común la propiedad privada, pues que daña a esos mismos a quienes se pretende socorrer, repugna a los derechos naturales de los individuos y perturba las funciones del Estado y la tranquilidad común”.

El papa Juan Pablo II también rechazó el socialismo y la aplicación de la teoría científica de Marx. En el documento Libertatis Nuntius, del 6 de agosto de 1984, publicado para aclarar errores de la Teología de la Liberación, recordó “que el ateísmo y la negación de la persona humana, de su libertad y de sus derechos, están en el centro de la concepción marxista”.

Anuncios

From → Noticias

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: