Skip to content

Venezuela: segregan a militares descontentos con Chávez

junio 30, 2008

The Associated Press

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) {
window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth);
}

Foto del general Angel Vivas Perdomo, quien pidió al Tribunal Supremo de Venezuela que suspenda la orden presidencial de que las fuerzas armadas usen el lema "Patria, socialismo o muerte, venceremos.
Gen. Foto suministrada por familiares de Vivas Perdomo / AP Photo
Foto del general Angel Vivas Perdomo, quien pidió al Tribunal Supremo de Venezuela que suspenda la orden presidencial de que las fuerzas armadas usen el lema “Patria, socialismo o muerte, venceremos.

Centenares de oficiales de la fuerza armada venezolana sufren un purgatorio profesional por haber mostrado desacuerdo con las políticas del presidente Hugo Chávez, según militares retirados y un organismo no gubernamental.

Aunque las autoridades niegan que haya malestar en los cuarteles, ex oficiales y analistas sostienen que hay un significativo número de militares que han sido relegados y permanecen sin funciones en sus casas por objetar la politización de la fuerza armada, la postura ambigua del gobierno frente a la guerrilla colombiana FARC, la formación de milicias y presuntos actos de corrupción.

El silencio de la oficialidad descontenta fue roto por el general del Ejército Angel Vivas Perdomo, quien acudió a mediados de mayo al Tribunal Supremo de Justicia para pedir la anulación de una orden presidencial que obliga a los militares a emplear el lema “Patria, socialismo o muerte, venceremos”.

Vivas Perdomo es uno de esos oficiales que desde enero del año pasado se quedó sin cargo luego de que pidió ser relevado de la Dirección Nacional de Ingeniería del Ministerio de la Defensa por estar en desacuerdo con el uso del lema socialista.

“Mi objetivo es que se cumpla la constitución. Más allá de eso no persigo más nada”, dijo Vivas Perdomo al hablar por primera vez a la prensa en entrevista con la AP.

Rocío San Miguel, directora de la organización no gubernamental Control Ciudadano para la Seguridad, dijo a la AP que existen unos “800 oficiales” a los que no se les ha asignado misión alguna, y cerca de 1.200 militares descontentos que presentaron sus solicitudes de pase a retiro adelantado y esperan una respuesta.

San Miguel denunció que a “algunos” militares que son señalados de no ser proclives al “proceso” se les tiene “impedido el ingreso a las bases militares”.

San Miguel manifestó que unos 2.000 de los 14.900 oficiales de la fuerza armada están descontentos con el rumbo que ha tomado esa institución.

El general Vivas Perdomo expresó que decidió recurrir a la Corte luego de agotar “todas las instancias de ley” en la fuerza armada, que incluyeron la presentación, a inicios de año, de un informe al ministro de la Defensa, general Gustavo Rangel Briceño, en el que pedía la eliminación de la consigna por “inconstitucional y violatorio de todas las leyes y reglamentos militares vigentes”.

“Es un lema fidelista cubano, que, además de inconstitucional, es absolutamente antidemocrático porque elimina de plano la libertad que debe tener cada ciudadano venezolano de pensar diferente y de no estar de acuerdo con el socialismo”, acotó.

Aunque el alto oficial de 51 años se abstuvo de hablar sobre la situación interna de la fuerza armada, aseguró que “no me siento solo (en la acción judicial)”.

“Soy un militar institucional y exhorto a todos mis compañeros de armas a que lo sean y cumplan con su deber”, refirió.

Al ser preguntado sobre las secuelas que podría tener para la fuerza armada que se mantenga el lema, Vivas Perdomo dijo que eso implicará “la destrucción de la institucionalidad…(que) en cualquier parte del mundo lo que ha originado siempre es división, caos y violencia”.

Añadió que otra de las secuelas sería que “se pondría a todo el poder de combate de nuestros sistemas de armas y de nuestras unidades militares al servicio de una ideología y de quienes la profesan, y en contra de los demás ciudadanos que no sienten simpatía”.

Vivas Perdomo, quien el próximo mes pasará a retiro luego de 30 años de servicio, indicó que luego de la acción judicial no ha sido objeto de ninguna sanción, y solo ha sido llamado a conversar, pero no aportó detalles.

Chávez negó el pasado martes versiones sobre un supuesto malestar en el sector castrense, y aseguró, durante un desfile militar con motivo del Día del Ejército, que “en la fuerza armada hoy el pueblo tiene una sólida columna patriota, columna revolucionaria socialista comprometida con un pueblo”.

“El enemigo anda por allí buscando que un cuartel se alce, que un general se pronuncie. Confío en que más nunca vuelva a ocurrir algo tan triste como lo que vimos por allá por el 2001, 2002”, comentó el mandatario al referirse al fallido golpe que enfrentó hace seis años.

Un ex ministro de la Defensa, el general retirado Raúl Isaías Baduel, dijo a la AP que entre algunos altos oficiales y “desde los mandos medios hacia abajo” existe “preocupación” sobre “hacia donde se lleva el país sólo por un afán personalista (de Chávez) de perpetuarse en el poder”.

Admitió que entre los militares hay “frustración” y “descontento” porque “ven que la institución se le pretende poner al servicio de un hombre; y además ven en el seno de la fuerza armada que uno de los factores generadores de violencia (las FARC)… uno de esos factores que ha matado venezolanos, entre ellos a soldados, el comandante en jefe de la fuerza armada salga defendiéndolos”.

Baduel, quien se distanció de Chávez el año pasado para confrontar su proyecto de reforma constitucional que preveía la posibilidad de una reelección presidencial indefinida, indicó que el descontento militar se ha manifestado en el incremento de “manera considerable” de las solicitudes de pase a retiro adelantado de oficiales que no han completado los 30 años de servicio requeridos para la jubilación.

Señaló que a esta situación se suma el “significativo número de profesionales de la fuerza armada, desde oficiales, generales, hasta los diversos grados, (que están) sin asignarles un empleo, prácticamente relegados dentro de la institución sin que se les dé ninguna razón de peso”. Aunque los militares están sin funciones, continúan percibiendo sus salarios.

El vicealmirante retirado Iván Carratú Molina expresó a la AP que entre los militares hay un “descontento mayúsculo” por la politización la fuerza armada, la postura ambigua que tiene Chávez frente a la guerrilla colombiana, el fortalecimiento de las reservas y la creación de “grupos de respuesta rápida” que integran militares y civiles simpatizantes del gobierno.

Carratú Molina, quien fue jefe de la casa militar durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez en el año 1992, cuando Chávez encabezó un fallido golpe, señaló que el surgimiento de casos de corrupción “en todos los grados” por enriquecimientos ilícitos, así como la presencia de “comisarios políticos” de diversos rangos que se dedican a seguir a los militares en las guarniciones, también han alentado el malestar.

“Todo eso ha conformado una actitud militar de pasividad; (los militares) prefieren que los manden para sus casas, prefieren cobrar sin trabajar o prefieren irse de baja que seguir viviendo en ese infierno institucional”, acotó.

Anuncios

From → Noticias

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: