Skip to content

SE ACERCA LA CAÍDA.

julio 7, 2008

Tras el sorprendente rescate, digno de una película, de Ingrid Betancourt junto a otros 14 secuestrados, las FARC-EP parecieran no tener “fuerza” para exigir condiciones políticas.

Luego de la muerte de los alias Tirofijo y Raúl Reyes, del apresamiento de Karina y otros connotados miembros del secretariado de las FARC, Álvaro Uribe ha logrado consolidar su éxito de gobierno, y con ello, aleja las intervenciones por “causas humanitarias”, que se adelantaran desde países como Venezuela y Ecuador, desde donde hubo claras pretensiones, sesgadas al crecimiento del proceso bolivariano. Tales injerencias lograron ser rechazadas hábilmente por el sagaz Uribe, quien pudo dar al traste a la senadora del turbante, Piedad Córdova, hoy acusada de “traición a la patria”, de cuyas gestiones permiten recordar frases del inefable Rodríguez Chapín cuando decía a las FARC: “adelante camaradas”, al finalizar la segunda liberación en la selva colombiana.

Al derrumbarse la principal arma política para negociar con el gobierno y la comunidad internacional, con la liberación de Ingrid Betancourt, pareciera que la “lucha armada” unida al secuestro, drogas y extorsiones, parecieran perder significación.

El computador mortal de “Raúl Reyes”, al cual le tiemblan en Venezuela, Nicaragua, Suiza y en Colombia, pudo lograr el “milagro” que desde Venezuela y Cuba “se rectificara el apoyo incondicional”, al pedirles públicamente a los sanguinarios “beligerantes”, entregaran sin condiciones a cientos de personas privadas ilegítimamente de la libertad, seres humanos tratados como mercancía, con cuyo costo financian operaciones ilícitas y cuyas vidas conforman escudos humanos contra los ataques del ejército colombiano.

La prensa colombiana indica que desde el 2002 se han desmovilizado 11 mil guerrilleros, proceso que al formar parte de la pacificación, pareciera ser la principal motivación para quienes desde la selva desean hacer vida política, o pasar varios años en la cárcel. Continuar la desmovilización masiva y los diálogos sin armas, pareciera la vía a escoger. Las ofertas de recompensas hasta 100 millones de dólares, por parte del gobierno, están a la orden del día, lo cual hace pensar a más de uno vender a sus asociados del crimen y el terrorismo a cambio de dinero, además de abandonar la pseudo lucha.

Aunque los expertos colombianos vislumbran que si la línea a desarrollar por los dirigentes de las FARC se orientara a seguir la lucha armada, recuperar los frentes perdidos y preparar una ofensiva armada masiva de terrorismo, estos hechos debilitarían aún más su imagen, dentro y fuera de Colombia.

La convicción en Colombia se orienta a que el “acuerdo humanitario” es ahora una acción sin salida, ni probabilidades, punto donde se apoyaba la gestión de Chávez y Correa, lo que quiere decir que en el país, deberá dejarse a un lado los desplantes y sumarse a poner punto final a la malsana relación, en costosa actividad que ha complicado la vida a millares de venezolanos, dadas las largas relaciones que se afirma existen desde hace años bajo supuestos acuerdos de mutua ayuda.

Internacionalmente, las condiciones políticas en favor de las FARC han disminuido, por lo cual, sus aliados y gobiernos extranjeros al observar los contundentes resultados con apoyo del 95% de la población colombiana a Uribe, ya no podrán apoyándolos como anteriormente lo hicieran, por lo cual, desde las FARC entregar las armas y participar en mesas de diálogo atenuaría la repulsiva imagen que hoy transmiten al mundo, luego de mostrarse las cadenas de la ignominia y de la muerte.

Quienes desde la Asamblea Nacional, en comparsa al Presidente dieran un minuto de silencio a “Raúl Reyes”, asesino con rango de héroe nacional, y donde además, convalidaron el petitorio presidencial de solicitar a los países de Latinoamérica dar beligerancia a mercenarios terroristas, en razón de que, según Chávez, las FARC adelantan un “proyecto político bolivariano armado” en contra de la “oligarquía”, deben ir pensando en pedirle perdón al país. Si no es así, que pregunten a los familiares del millar de secuestrados venezolanos en poder de la guerrilla.

Si no han visto la película “La Caída” en el cable, la recomiendo, para que observen el derrumbe del mayor genocida en la historia de la humanidad, Adolf Hitler, final que también pareciera estar llegando a quienes se han ufanado de ser mas nacionalistas que nadie, luego de haber manejado y manipulado el hambre del pueblo, vestida de rojo, ello sin contar la división y el apartheid político practicado durante una década de gobierno, la cual bien pronto llegará a su final, al igual como se está desmembrando el imperio de las FARC, tras casi 60 años de muerte y destrucción.

Anuncios

From → Noticias, Politica

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: